COLISIÓN DE DERECHOS Y LIBERTADES

Home » BLOG » Protección de la persona » COLISIÓN DE DERECHOS Y LIBERTADES

Derecho al honor, libertad de expresión, amenazas, coacciones, calumnias, injurias… son términos de los que todos conocemos más o menos su significado. Pero, ¿qué pasa cuando se produce una colisión de derechos y libertades?

Estos últimos días han saltado a las noticias diferentes informaciones sobre el supuesto ataque de perros a humanos, catalogando a dichos perros como peligrosos sin más consideraciones que la opinión de quien ha dado la noticia y sin entrar a conocer las circunstancias personales de esos animales.

Se ha hablado también estos días sobre los perros potencialmente peligrosos, haciendo alusión a que los propietarios potenciamos su agresividad, cruzando a los ejemplares más grandes de las camadas para conseguir perros cada vez más grandes y agresivos.

Se ha hablado también de que el perfil de propietario es el de una persona que a través de su perro busca dar apariencia de agresividad.

Se han dado situaciones puntuales en las que algunos propietarios de perros, al salir a pasear con ellos, por tener el perro una apariencia que a depende quien no le gusta, han sido increpados en la calle, siendo amenazados, insultados, insultando a sus perros, calificándolos de asesinos.

Y digo yo, en relación con la colisión de derechos y libertades: ¿la libertad de expresión no queda limitada por el derecho al honor? ¿Puede cualquiera, amenazar, coaccionar, injuriar a todo un colectivo por la irresponsabilidad de algunos pocos?

¿Hasta qué punto puede alguien afirmar que todo un colectivo formado por miles de personas, de todos los colores, potencia la agresividad de los perros, hecho que puede ser constitutivo de un delito, y quedar impune?

¿Hasta qué punto puede alguien insultar a otro cuando pasea libremente por la calle con su perro, por haber decidido tener un perro y no otro, hasta el punto de obligarle a regresar a casa, y quedar impune?

¿Hasta qué punto pueden darse noticias sensacionalistas que perjudican a todo un colectivo de propietarios responsables cuando en realidad son otros los que hacen el daño, y quedar impunes?

¿Hasta qué punto pueden darse noticias sensacionalistas sin contrastar la información, creando una alarma social extrema, sin motivos, y quedar impunes?

Son muchas las dudas que se me plantean en cuanto a la colisión de derechos y libertades, pero sin duda alguna, lo que no me genera ninguna duda es que estos días todo un colectivo se siente señalado con el dedo, se siente calumniado, injuriado y amenazado por la libertad de expresión de unos pocos.

Para contactar conmigo, pulse aquí.

COMPARTIR POST:

Leave a Comment